22.7.11

Suspiro.

a D.A.


Quería abrir mi corazón y mostrarte lo que hay dentro de él, quería mostrarte los recuerdos que guardo de ti, quería mostrarte lo que siento cuando miro tus ojos, quisiera que pudieras ver lo que yo veo en ti, quisiera que creyeras en ti como yo creo en ti, quisiera que confiaras en ti como yo confio en ti.

Quisiera que mis palabras te ayudaran a creerme cuando te digo que te quiero tal como eres, sin más ni menos, con todas tus manías, defectos y virtudes.

Es tan difícil escoger algo que más me guste de ti, así como una canción favorita, pero me di cuenta que tú eres una de mis canciones favoritas, una de esas que te ayudan a levantarte en las mañanas, de esas que te dan alegría con sólo escuchar su melodía.

Quisiera que pudieras ver a través de mi mirada, que pudieras sentir a través de mis manos, que pudieras sentir lo que yo siento, que pudieras entregarte como yo me entrego, que pudieras suspirar mis suspiros, que pudieras entender, que pudieras verme cuando no estoy contigo, sentirme cuando no estoy contigo.

Quisiera que pudieras acompañarme en todos esos momentos en los que pienso en ti, que pudieras dejarlo todo.

Yo no soy demasiado para ti, si pudieras verte y sentirte como yo, pensarías que estás equivocado, no hay nada más increíble que tenerte conmigo.

Es por eso que aún guardo mi esperanza, como si confiara en el d

estino, como si confiara en mis propias palabras, porque sé que un día las cosas cambiarán y aunque tú no me quieras como yo te quiero, ni me extrañes como yo te extraño, mis deseos se harán realidad.

Es porque en ti veo lo que nunca he visto, porque en ti encontré algo que nunca había sentido, y aunque esto parezca repetido, como un cliché gastado y sin vida, encontré algo que nunca había encontrado y quiero conservarlo.

Yo no sé en qué nos hemos convertido, en una mezcla de ese tú y yo, que va cambiando a un nosotros extraño y distante, nos hemos convertido en amigos, en sombras, en noches, nos hemos convertido en lo que yo quería que nos convirtiéramos. Somos dos ex- extraños que se conocieron en un día de aquellos, dos conocidos que se saludan en la calle, dos amigos que se ríen de los que no creen en historias como la nuestra. Somos un tanto raros, un tanto estúpidos, lo sé.

Quisiera abrir mi mente para que robes mis pensamientos alegres y los pongas en la tuya, quisiera de alguna manera transformarte en un pedazo de mi, aunque ese pedazo de mi termine por matarme y romper el último pedacito de corazón que me va quedando intacto. Sería un sacrificio que estoy dispuesta a hacer, con tal de que te quedes conmigo cinco minutos más, porque cuando mire al pasado y te recuerde, será un recuerdo feliz que me ayudará a sanar este pobre corazón. Será un recuerdo feliz que conserve para siempre.

Así como cuando sonríes, como cuando abres tus ojos en las mañanas, como cuando duermes, cuando duermes a mi lado, cuando nos hundimos en un abrazo cálido y casi infinito, porque el tiempo avanza y no se cansa de alejarte de mi lado, porque luego te trae de vuelta y vuelve a avanzar sin controles, ni restricciones. Detengámoslo en el momento preciso y no borremos la sonrisa de mi rostro.

Busquemos la manera de hacer las cosas más simples, busquemos la manera para que seas feliz, busquemos un espacio entre ese tú y yo y llenémoslo de tiempo, de tiempo tuyo junto al mío.

Es cuando pienso en que no eres feliz que empiezo a desesperar, no sé que hacer para hacerte feliz, no sé que hacer para hacerte más feliz. No sé.





"I wish I was the verb "to trust", and never let you down."


No comments:

Post a Comment